Area de Producción - La propuesta "FINCAR"

La propuesta "FINCAR"

La propuesta "FINCAR" nació después de diferentes eventos en la historia. Durante los años 50 comenzó la cultura de café en la provincia de Manabí. La bonanza se dio entre los años 70 y 90 cuando todos tenían un trabajo y un saldo para vivir.

Después de esta época feliz, la provincia de Manabí enfrento a varias crisis. Primero en 1995, con la caída de los precios de café en el mercado internacional y nacional. Secundo en 1998, con el fenómeno del Niño que dejo las familias en una situación lamentable: sin finca, sin techo, sin tierra a cultivar.


Image

A partir de esta realidad, la UPOCAM con el apoyo de Heiffer Internacional, comenzó a dar vida a la propuesta "FINCAR".

"FINCAR" es una propuesta de soberanía promoviendo la biodiversidad, la conservación de las especies y semillas así que el respeto del medio ambiente. Nuestra propuesta es no depender del mercado, sino garantizar la alimentación y los cultivos tradicionales, que las cosas estén dentro de la misma finca, ser libres y decidir de lo que queremos comer al momento que queremos, tener los productivos frescos y la cantidad que deseamos, sin depender de insumos externos, es decir tener soberanía alimentaría.

 

Capacitación

Vimos la necesidad, durante la integración del proceso en las comunidades, de organizar reuniones rotativas con las familias y aprovechar el tiempo para seguir a capacitar la gente sobre varios temas como: el seguro campesino, el agua y la relación con el CRM, la comercialización, el comercio internacional, etc.

 

ImageImageImage


Cada mes se organiza un taller con las familias. Primero para presentar un informe de todo lo sucedido en cada una de las comunidades por parte de los coordinadores. Después realizamos una charla sobre un tema técnico con apoyo de un profesional de la zona. Tercero, para conectar la propuesta productiva de la UPOCAM con la vida general de la organización en el contexto de la comunidad del cantón, de la provincia, del país, tratamos los temas políticos y organizativos. Al fin de la reunión hacemos una planificación de las actividades del siguiente mes.

 

La finca

Los componentes de la finca son productos que garantizan la alimentación de nuestra familia y los excedentes para el mercado. La primera acción de la UPOCAM se pone al nivel del manejo del agua. Entregamos bombas de succión con reservorios de geomembrana, tubos mangueras para garantizar la inversión de los cultivos. El riego permite levantar las fincas, los huertos y los viveros.

 

Image

Image

Una vez que contamos con agua, comenzamos sembrando o resembrando fréjol, habichuela, haba, yuca, maní y pimiento, que son los de ciclo corto y que sirven de base para sembrar plátano, limón, mango, papaya, etc.

Después, cuando estamos seguro de que la finca satisface las necesidades de la familia y de que la familia es capaz de cuidar árboles y huertas y de que las alimentación para los animales esta garantizada, entregamos pollos criollos y mejorados, chames, cuyes, cerdos, abejas, etc.

El tener de animales en nuestras fincas y cerca de nuestras casas nos permite incorporar materia orgánica en los sueles que son muy pobres en nitrógeno.

Trabajamos principalmente en la Zona Sur de la provincia Manabí pero también en la Zona Norte y Central. Por el momento contamos con 175 familias en una superficie total de 107 hectáreas aproximadamente.

 

El abonamiento

Nuestros suelos son muy pobres en materia orgánica y han sido maltratados, por ello nos planteamos tener composteras. Además, no quemamos los desechos, sino incorporarlos directamente luego de un proceso de descomposición. Trabajamos en la elaboración de bioinsecticidas utilizando especies repelentes como el nim (Azadirachta indica), la ruda de gallinaza o flor de muerto (Tangetes pátula), limón y ají que son parte de la finca.

Otra forma que usamos en nuestros cultivos para incorporar nitrógeno es la preparación y uso de biol.

 

Una relación de equidad

Los compañeros de Heiffer Ecuador que financiaban el proyecto hacen visitas de seguimiento trimestrales. En esas visitas se puede medir los avances, evaluar y compartir las experiencia, intercambiando diferentes puntos de vista y prácticas, también confrontando, pero todo esto es una relación de respeto y equidad.